Inicio Nuestro Pan Diario Un árbol floreciente

Un árbol floreciente

La Biblia en un año : Job 32–33 Hechos 14 El que confía en sus riquezas caerá; mas los justos reverdecerán como ramas (v. 28). La escritura de hoy : Proverbios 11: 24-30

Siempre he tenido alma de coleccionista. De niño, coleccionaba estampillas, tarjetas de béisbol, historietas. Ahora, como padre, veo lo mismo en mis hijos. A veces, me pregunto: ¿Realmente necesita otro osito?

Por supuesto, no se trata de necesidad , sino del encanto de algo nuevo. O a veces, la atracción seductora de algo viejo o raro. Sea lo que sea que sea cauteloso nuestra imaginación, somos tentados a pensar que si solo tuviéramos «X», la vida sería mejor. Estaríamos contentos. Pero nunca alcanza. ¿Por qué? Porque Dios nos creó para ser llenos de Él, no de las cosas que el mundo insiste en que satisfarán nuestros anhelos.

Esta realidad no es nueva. Proverbios contrasta dos formas de vida: la que se gasta buscando riquezas y la que se basa en amar a Dios y dar con generosidad. Eugene Peterson parafrasea así Proverbios 11:28: «Una vida dedicada a cosas es una vida muerta, un tronco seco; una vida moldeada por Dios es un árbol floreciente ».

¡Qué imagen! Una vida, floreciente y fructífera; otra, hueca y estéril. El mundo insiste en que la abundancia material es «la buena vida». Pero Dios nos invita a un arraigarnos en Él, a experimentar su bondad, ya florecer y dar fruto. El Señor remodela nuestro corazón y deseos, transformándonos a fondo.

De: Adam R. Holz

Artículo anteriorFuerza renovada
Artículo siguienteLos huevos y la oración

Most Popular

Escoger la esperanza

Soy una entre millones que padecen TAE , una clase de depresión común en lugares con poca luz del sol por el invierno. Cuando...

¿Cómo hacer que su Matrimonio Mejore?

Cuando logramos complementarnos, porque hemos aprendido a aceptarnos y a respetarnos, la relación en el matrimonio mejora en todo sentido. Es lo que nos...

Oraciones en la playa

Durante un viaje para celebrar nuestro 25. ° aniversario, mi esposo y yo leíamos nuestras Biblias en la playa. Cuando los vendedores pasaban y...

Esforzado y valiente

Cada noche, cuando Caleb cerraba los ojos, sintió que la oscuridad lo envolvía. Habitualmente, el silencio de su cuarto se interrumpía con el crujido...

Recent Comments