Inicio Nuestro Pan Diario En nuestros corazones

En nuestros corazones

La Biblia en un año : Salmos 23–25 Hechos 21: 18-40 Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos (vv. 6-7). La escritura de hoy : Deuteronomio 6: 1-9

Des después de que un muchacho enfrentó algunos desafíos en la escuela, su padre comenzó a enseñar una promesa para la recitación cada mañana antes de ir al colegio: «Dios, te doy gracias por despertarme hoy. Voy a la escuela para poder aprender […] y ser el tipo de líder para lo que yo he creado ». Esa promesa es una forma en el padre espera ayudar a su hijo, para que ponga en práctica y enfrente los inevitables desafíos de la vida.

En cierto modo, ese padre está haciendo algo similar a lo que Dios mandó a los israelitas en el desierto: «Y estas palabras que yo te mando hoy, están sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos »(Deuteronomio 6: 6-7).

Después de peregrinar en el desierto durante 40 años, la siguiente generación de israelitas estaba por entrar en la tierra prometida. Dios sabía que no les sería fácil triunfar … a menos que se mantuvieran enfocados en Él. Por eso, a través de Moisés, instó a cada uno a recordarlo y obedecer, y ayudar a sus hijos a conocer y amar a Dios, hablando de su Palabra «estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes »(v. 7).

Cada nuevo día, nosotros también podemos comprometernos a permitir que la Escritura guíe nuestro corazón y mente mientras vivimos agradecidos a Dios.

De: Alyson Kieda

Artículo anteriorCuando el esplendor desaparece
Artículo siguienteCómo esperar

Most Popular

Escoger la esperanza

Soy una entre millones que padecen TAE , una clase de depresión común en lugares con poca luz del sol por el invierno. Cuando...

¿Cómo hacer que su Matrimonio Mejore?

Cuando logramos complementarnos, porque hemos aprendido a aceptarnos y a respetarnos, la relación en el matrimonio mejora en todo sentido. Es lo que nos...

Oraciones en la playa

Durante un viaje para celebrar nuestro 25. ° aniversario, mi esposo y yo leíamos nuestras Biblias en la playa. Cuando los vendedores pasaban y...

Esforzado y valiente

Cada noche, cuando Caleb cerraba los ojos, sintió que la oscuridad lo envolvía. Habitualmente, el silencio de su cuarto se interrumpía con el crujido...

Recent Comments