Inicio Enfoque a la Familia Invertir tiempo en la Familia

Invertir tiempo en la Familia

Helen es bella y tierna, compartimos muchas aventuras, y es fácil llevarse bien con ella. Estudió psicología (creo que fue bueno, porque así me comprende mejor). Cuando algo no camina, es sincera y me lo dice, debo confesar que generalmente tengo alguna explicación para lo que haya sucedido, pero termino pidiendo perdón, y tratando de rectificar el camino. Una de las mejores cosas de Helen es que es alegre, y a mí me gusta verla feliz y realizada.

Ella pone en balance mi vida. Me ha enseñado e insistido en la importancia de tomar el tiempo necesario para la familia. Lo bueno, es que para mí ya no es algo difícil, es un placer y un deleite. Digo que ya no es una carga porque al inicio de mi matrimonio me sentía culpable al tomar tiempo para mí familia. Siempre sentía que había mucho trabajo y era impulsado por mi sentido de responsabilidad.

Gracias a Dios con Helen aprendí que la familia es importante, y es un don de Dios en el cual debemos invertir. Ahora puedo celebrar cumpleaños, festejar mi aniversario de bodas, disfrutar de las vacaciones en familia, y así, vivir todas las etapas que las familias pasamos.

Deseo con todas mis fuerzas que cada uno nos deleitemos en el seno de nuestras familias y aprendamos a disfrutar el tiempo que compartimos con ella. Que no nos sintamos mal o culpables en invertir tiempo en esta nuestra herencia, la familia. Hay razones suficientes para esto, una de ellas es que, continúan con nosotros el resto de nuestras vidas. Amo mi hogar, me deleito al ver crecer a mis hijos, ellos, los que Dios me dio para cuidar y formar. Amo a mi esposa, ella es realmente especial.

Hoy debo detenerme y dar gracias a Dios porque reconozco que Él ha estado con nosotros en todo momento y Su gracia nos ha sostenido, ha sido nuestro refugio en los momentos de angustia y en los buenos tiempos. Su gracia y misericordia han sostenido nuestras vidas, dándonos una expresión mayor de realización y libertad dentro del hogar.

Pido a Dios que nos permita a cada uno de nosotros amar la familia que nos ha dado y aportar lo mejor que tenemos para edificarla de la mejor forma posible.

Artículo anteriorLuz brillante
Artículo siguienteUn dúo divino

Most Popular

Nombres puestos por Dios

Torbellino. Batichica. Chispita. Estos son algunos de los apodos que les ponen a consejeros en el campamento al que vamos con mi familia todos...

Seguir adelante, a pesar del divorcio

Significa la terminación de un sueño, de un anhelo, de un proyecto de vida. Afecta a la pareja, pero sus mayores repercusiones las padecen...

En capilla

Un artículo de un periódico de 1970 contenía el primer uso de la expresión idiomática «estar en capilla». En referencia a un estado de...

Cartas que viajan en el tiempo

Más de un millón de jóvenes participantes cada año en el Concurso Internacional de Cartas. En 2018, el tema era: «Imagina que eres una...

Recent Comments