Inicio Enfoque a la Familia Arregle su Cama, y su Matrimonio Cambiar

Arregle su Cama, y su Matrimonio Cambiar

El Dr. Greg Smalley odiaba hacer la cama, pero se dio cuenta de que su resistencia se había vuelto egoísta. Lea cómo decidió servir y sacrificarse por su esposa.

No importa lo que diga la filosofía del “feng shui” o las recomendaciones sobre un ambiente de sueño limpio beneficioso para la salud. No importa que el 11 de septiembre sea el “Día Nacional de Hacer la Cama” o que mi madre llegue a estremecerse si supiera que todavía no extiendo las sábanas todas las mañanas. El resultado final siempre sigue siendo el mismo: odio hacer nuestra cama.

Muchas personas no hacen su cama por la mañana porque llegan tarde y salen corriendo por la puerta. Ese no soy yo. Me gusta tener tiempo para disfrutar por la mañana, así que normalmente no estoy apurado. No puedo usar esto como una excusa. En pocas palabras, me gusta meterme en una cama desordenada.

Mi esposa, Erin, no ve nuestra cama desordenada de la misma manera en que yo la veo, por lo que a menudo se produce un desacuerdo por las mañanas. Sí, hemos tenido esta discusión muchas veces durante nuestros 24 años de matrimonio. He tratado de convencerla de que, a menos que esté realizando visitas guiadas a nuestra habitación mientras yo esté fuera, nadie sabrá que la cama no está hecha. He tratado de explicarle que la idea de meter los pies en sábanas bien apretadas por la noche me pone los pelos de punta. He intentado argumentar: “Voy a volver a entrar esta noche. ¿Cuál es el punto de…?” Incluso he intentado dejar que la ciencia demuestre mi punto de vista mostrándole una teoría científica reciente sobre los beneficios para la salud de dejar la cama sin hacer.

El otro día estaba quejándome con Erin, por enésima vez, sobre por qué hacer la cama es la pérdida de tiempo más tonta, cuando de pronto algo me golpeó: mi resistencia se había vuelto completamente egoísta. Entonces comencé a arreglar la cama.

Hacer la cama como un servicio

Como esposo, quiero ser como Cristo. Él vino a la tierra para servir, no para ser servido (Mateo 20:28). Una de las mayores alegrías y privilegios de ser esposo es servir a mi esposa.

Primera de Pedro 3:7 dice: “Esposos, sean comprensivos en su vida conyugal, tratando cada uno a su esposa con respeto”. Una de las mejores formas de honrar a Erin es servirla.

Según Dictionary.com, a mediados del siglo XIV, la palabra siervo significaba “amante profeso, uno dedicado al servicio de una dama”. Me encanta esa imagen: tratar a mi esposa como un caballero trataría a una dama de la corte. Pero quiero que mi modelo sea Cristo, y Él llevó esta idea de ser un “amante profeso” a un nuevo nivel cuando sacrificó su vida para servirnos a usted y a mí.

Hacer la cama como sacrificio

En última instancia, mi papel como esposo no es solo servir a Erin, sino sacrificarme por ella. “Esposos, amen a sus esposas, así como Cristo amó a la iglesia y se entregó por ella”. (Efesios 5:25).

Sacrificio es renunciar a algo que usted posee que es valioso (por ejemplo, su tiempo, dinero, comodidad, deseo, etc.) por el bien de alguien que considera de mayor valor. Servir, ayudar o asistir, a menudo es fácil. Pero cuando servir a Erin me cuesta algo, es una historia completamente diferente.

Creo que el sacrificio está ligado a Filipenses 2:3: “No hagan nada por egoísmo o vanidad; más bien, con humildad consideren a los demás como superiores a ustedes mismos ” (NVI). Quiero servir sacrificialmente a mi esposa porque considero que ella tiene más valor que yo. El rey Salomón transmitió esto perfectamente cuando escribió: “El hombre que encuentra una esposa encuentra un tesoro, y recibe el favor del Señor” (Proverbios 18:22, NTV)

Por lo tanto, desde una perspectiva en la que valoro mucho a Erin como a un tesoro del Señor, le dije que hacer nuestra cama era ahora mi trabajo. No quiero sentirme egoísta cada vez que veo a Erin hacer la cama. Estoy lejos de ser un esposo perfecto y todavía odio hacer la cama, pero me encanta sacrificarme por mi esposa.

Este concepto de alentar el servicio mutuo en una relación es más que un buen consejo bíblico. Los investigadores han descubierto que las parejas dispuestas a hacer sacrificios dentro de sus relaciones fueron más efectivas para resolver sus problemas. Este amor sacrificial predijo tasas más bajas de divorcio y tasas más lentas de deterioro en la relación. (Tomado el 29 de Julio de 2016 Here Is What Real Commitment to Your Marriage Means en español “Esto es lo que significa el compromiso real con su matrimonio”)

Un buen matrimonio está formado por dos sirvientes que buscan formas de sacrificarse el uno por el otro a partir de una profunda conciencia del increíble valor del otro. Romanos 12:10 lo dice perfectamente: “Superarse unos a otros al mostrar honor”.

Dr. Greg Smalley es el presidente del departamento de Matrimonio y Familia en Focus on the Family.

Artículo anteriorSoltar
Artículo siguienteSu muerte trae vida

Most Popular

Descarriarse

Al haber vivido cerca de estancias ganaderas, el humorista Michael Yaconelli está que las vacas tienden a descarriarse mientras pastaban. Una vaca avanzaba, siempre...

Cumplir las promesas

La seriedad de las promesas a Sonia hicieron que Jonatán titubeara mientras repetía los votos matrimoniales. Pensó: ¿Cómo puedo prometer esto y pensar que...

Las 10 Características del Amor

1. El amor acepta El amor crece cuando nos conocemos a profundidad y nos aceptamos mutuamente.Para que el amor prevalezca, es necesario que nos aceptemos...

Candados de amor

Quedé pasmada ante los cientos de miles de candados enganchados en el Puente de las Artes, en París; muchos con las iniciales de parejas...

Recent Comments