Inicio Nuestro Pan Diario Candados de amor

Candados de amor

La Biblia en un año : Cantar de los Cantares 6–8 Gálatas 4 Ponme como un sello sobre tu corazón, como una marca sobre tu brazo… (v. 6). La escritura de hoy : Cantares 8: 5-7

Quedé pasmada ante los cientos de miles de candados enganchados en el Puente de las Artes, en París; muchos con las iniciales de parejas enamoradas. Este puente pedestre que atraviesa el río Sena se inundó de estos símbolos de amor; declaraciones de un compromiso «para siempre». En 2014, se estimó que pesaban unas cincuenta toneladas, lo que provocó que el puente colapsara y tuvieran que quitarlos.

Tantos candados de amor mostró el profundo anhelo que los seres humanos tenemos de un amor asegurado. En Cantares, en el Antiguo Testamento, se describe un diálogo entre dos enamorados, donde la mujer expresa su deseo de un amor seguro pidiéndole a su amado: «Ponme como un sello sobre tu corazón, como una marca sobre tu brazo» (8: 6). Como un sello estampado en el corazón de él y un anillo en su dedo, anhelaba estar segura y protegida en su amor.

Este anhelo de amor romántico permanente nos apunta a la verdad del Nuevo Testamento de que estamos marcados con el «sello» del Espíritu de Dios (Efesios 1:13). Si bien el amor humano puede ser inconstante —y los candados pueden quitarse de un puente—, el Espíritu de Cristo que mora en nosotros es un sello permanente que demuestra el compromiso de amor interminable de Dios hacia cada uno de sus hijos.

De: Lisa M. Samra

Artículo anteriorNunca demasiado pecador
Artículo siguienteLas 10 Características del Amor

Most Popular

Escoger la esperanza

Soy una entre millones que padecen TAE , una clase de depresión común en lugares con poca luz del sol por el invierno. Cuando...

¿Cómo hacer que su Matrimonio Mejore?

Cuando logramos complementarnos, porque hemos aprendido a aceptarnos y a respetarnos, la relación en el matrimonio mejora en todo sentido. Es lo que nos...

Oraciones en la playa

Durante un viaje para celebrar nuestro 25. ° aniversario, mi esposo y yo leíamos nuestras Biblias en la playa. Cuando los vendedores pasaban y...

Esforzado y valiente

Cada noche, cuando Caleb cerraba los ojos, sintió que la oscuridad lo envolvía. Habitualmente, el silencio de su cuarto se interrumpía con el crujido...

Recent Comments