Inicio Nuestro Pan Diario ¿Para quién es?

¿Para quién es?

La Biblia en un año : Jeremías 15–17 2 Timoteo 2 … La derramó para el Señor… (v. 16). La escritura de hoy : 2 Samuel 23: 13-17

La escena me hizo reír a las carcajadas. Las multitudes se encuentra ubicado a lo largo de una avenida en México, ondeando banderas y arrojando confeti mientras esperaban al papa. Por el medio de la calle, un cachorro perdido corría, pareciendo sonreír, como si los festejos fueron solo para él. ¡Si! Cada perro parece tener su día, y deberíarse a eso.

Es divertido cuando un cachorro «se roba el espectáculo», pero apropiarse de la alabanza de otro puede destruirnos. David lo sabía, y se negó a beber el agua por la cual sus guerreros valientes han arriesgado la vida para conseguirla. Cuando dijo antojado que sería maravilloso que le llevaran agua del pozo de Belén, tres soldados la consiguieron. Sobrecogido por la devoción de ellos, se negó a beberla, pero «la derramó para el Señor» como ofrenda (2 Samuel 23:16).

Nuestra manera de reaccionar ante la alabanza y los honores dice mucho de nosotros. Cuando la alabanza esté dirigida a otros —en especial, a Dios—, no nos interpongamos en el camino. El desfile no es para nosotros. Cuando el elogio sea para nosotros, agradezcamos a la persona, pero extendamos esa alabanza dando toda la gloria a Cristo. El «agua» no es para nosotros. Da gracias, y luego, derrámala delante de Dios.

De: Mike Wittmer

Artículo anteriorEscoger la esperanza
Artículo siguienteCasado… con las Tareas del Hogar

Most Popular

La enseñanza de los pavos

¿Sabes cómo se llama un grupo de pavos? Se llama «averío». ¿Por qué escribo sobre los pavos? Porque acabo de volver de un fin...

La educación de nuestros niños, niñas y adolescencia: una tarea compartida

La dinámica familiar ha experimentado un cambio considerable en las últimas décadas. Ahora tanto papá como mamá trabajan también fuera de casa, y los...

Espacio para mí

Era un veterano militar entrado en años, tosco y mal hablado. Un día, un amigo le preguntó por sus creencias espirituales. Él respondió con...

Un corazón abierto y generoso

Cuando el viejo auto de Vicki se rompió de manera irreparable, empezó a juntar dinero para otro vehículo. Cris, un cliente habitual del restaurante...

Recent Comments