Inicio Nuestro Pan Diario Tirantes, ladrillos y Dios

Tirantes, ladrillos y Dios

La Biblia en un año : Jeremías 22–23 Tito 1 … El Señor dio, y el Señor quitó; sea ​​el nombre del Señor bendito (v. 21). La escritura de hoy : Trabajo 1: 18-22

Después de orar sobre lo que Dios los llamaba a hacer en la próxima etapa de sus vidas, Marcos y Nina decidieron mudarse al centro de la ciudad. Compraron una casa y empezaron a restaurarla… hasta que llegó la tormenta. Marcos me escribió: «Esta mañana tuvimos una sorpresa. El tornado que pasó derrumbó nuestra renovación; hasta los tirantes y los ladrillos. Dios tiene algo entre manos ».

Las tormentas incontrolables no son lo único que nos sorprende y genera confusión en nuestra vida. No obstante, una de las claves para sobrevivir es no perder de vista a Dios en medio del problema.

La catástrofe climática en la vida de Job, que hizo que perdiera sus bienes y que murieran sus hijos (Job 1:19), fue tan solo una de las sorpresas traumáticas que enfrentó. Antes de eso, tres mensajeros han llegado con malas noticias (vv. 13-17).

En un mismo día, podemos pasar de festejar a lamentarnos, de celebrar la vida a procesar la muerte, o algún otro desafío de la vida. Nuestras vidas pueden reducirse imprevistamente a «tirantes y ladrillos», financiera, relacional, física, emocional o espiritualmente. Pero Dios es más poderoso que cualquier tormenta. La fe que se centra en Él permite sobrevivir, y nos capacita para decir con Job y otros: «sea el nombre del Señor bendito» (v. 21).

De: Arthur Jackson

Artículo anteriorDisfrutar la vida, y en familia
Artículo siguienteAunque sea un taco

Most Popular

La enseñanza de los pavos

¿Sabes cómo se llama un grupo de pavos? Se llama «averío». ¿Por qué escribo sobre los pavos? Porque acabo de volver de un fin...

La educación de nuestros niños, niñas y adolescencia: una tarea compartida

La dinámica familiar ha experimentado un cambio considerable en las últimas décadas. Ahora tanto papá como mamá trabajan también fuera de casa, y los...

Espacio para mí

Era un veterano militar entrado en años, tosco y mal hablado. Un día, un amigo le preguntó por sus creencias espirituales. Él respondió con...

Un corazón abierto y generoso

Cuando el viejo auto de Vicki se rompió de manera irreparable, empezó a juntar dinero para otro vehículo. Cris, un cliente habitual del restaurante...

Recent Comments