Inicio Nuestro Pan Diario Las personas se olvidan

Las personas se olvidan

La Biblia en un año: Jeremías 43–45 Hebreos 5 Y te acordarás de todo el camino por donde te ha traído el Señor tu Dios… (v. 2). La escritura de hoy : Deuteronomio 8: 2, 10-18

Una mujer se quejó con su pastor porque había notado mucha repetición en sus sermones. «¿Por qué lo hace?», Le preguntó. «Las personas se olvidan», respondió el pastor.

Olvidamos por muchas razones: el paso del tiempo, la edad o por estar demasiado ocupados. Olvidamos contraseñas, nombres y hasta el lugar donde estacionamos el auto.

El predicador tenía razón. Las personas se olvidan. Entonces, necesitamos recordatorios frecuentes de lo que Dios ha hecho por nosotros. Los israelitas tenían una tendencia similar. Aun con todos los milagros que han visto, necesitaban que se les recordara el cuidado del señor. En Deuteronomio 8, Dios les recordó que había permitido que pasaran hambre en el desierto, pero que después había provisto un superalimento a diario: el maná. Les proveyó ropa que no se gastaba. Los guio a través de un desierto de serpientes y escorpiones, y proveyó agua de una roca. Aprendieron humildad, al darse cuenta de cuánto dependen del cuidado y la provisión del Señor (vv. 2-4, 15-18).

La fidelidad de Dios continúa «por todas las generaciones» (Salmo 100: 5). Siempre que empecemos a olvidar, podemos pensar en las respuestas a nuestras oraciones, y recordar así la bondad del Señor y sus promesas fieles.

De: Cindy Hess Kasper

Artículo anteriorDéjale los resultados a Dios
Artículo siguienteHacer nuestra parte

Most Popular

La enseñanza de los pavos

¿Sabes cómo se llama un grupo de pavos? Se llama «averío». ¿Por qué escribo sobre los pavos? Porque acabo de volver de un fin...

La educación de nuestros niños, niñas y adolescencia: una tarea compartida

La dinámica familiar ha experimentado un cambio considerable en las últimas décadas. Ahora tanto papá como mamá trabajan también fuera de casa, y los...

Espacio para mí

Era un veterano militar entrado en años, tosco y mal hablado. Un día, un amigo le preguntó por sus creencias espirituales. Él respondió con...

Un corazón abierto y generoso

Cuando el viejo auto de Vicki se rompió de manera irreparable, empezó a juntar dinero para otro vehículo. Cris, un cliente habitual del restaurante...

Recent Comments